"No hablo con Bartomeu desde Anfield pero está todo bien"

Leo Messi busca la paz institucional en el Barcelona y señala que "todo está bien con la directiva" a pesar de confesar que "la última vez que hablamos con el presidente Bartomeu fue tras la eliminación con el Liverpool, no tenemos ningún problema con el presidente". En esta línea, aclaró que "cuando había lo de Griezmann, nos preguntaron qué nos parecía, igual que nos preguntaron si creíamos que lo de Ney podía funcionar, pero no es como sale en la prensa, opinamos para el bien del equipo pero no tomamos la decisión".

De todas formas, Messi explicó que no ha entendido qué ha pasado con Víctor Valdés, el recién destituido entrenador del Juvenil A y que fuera su compañero de vestuario durante muchos años. "Me sorprendió todo, cómo se manejaron las cosas, no puedo opinar mucho porque no sé pero vi mucha información sobre él, me sorprende que se vaya de esta manera".

El rosarino compareció en los micrófonos de RAC1 para confirmar su ascendencia en el grupo en su segunda temporada como primer capitán del Barcelona y hasta le afeó a Gerard Piqué sus palabras hacia la junta directiva tras el partido en Getafe que Messi se perdió al estar lesionado. "No sabía nada y tampoco viajé, él no informa a nada de nadie (risas), mucho menos conmigo".

Eso sí, Messi admitió que "me sorprendió lo que dijo, lleva muchos años en la casa y conoce cómo se manejan los temas, sabe que todos nos enteramos de todo, yo sinceramente no lo hubiera hecho porque es hacer la bola más grande en un momento en el que no nos convenía como vestuario pero él es así, lo importante es que ahora ya estamos unidos en la misma línea, los jugadores no mandamos en el club y quedó demostrado con muchos hechos que pasaron, igual que se dice que yo tomo decisiones y no es así, son cosas que tenemos que aprender a convivir con ellas a pesar de que sean mentiras".

Pero Messi hace muchos años que conoce a Piqué y sabe que "es una persona a la que no le preocupa la repercusión de lo que diga, va siempre de cara, es sincero y alegre". No se le vio tan comprensivo con Antonio Mateu Lahoz cuando expulsó a Ousmane Dembélé el pasado domingo ante el Sevilla y salió en defensa del francés. "Quizá me expresé mal pero era difícil que dijera eso porque le cuesta hablar en castellano, después el míster me respaldó en rueda de prensa pero me sorprendió que el árbitro lo entendiera tan claro porque a Ousmane le cuesta si bien lo entiende todo, por eso fui de esa manera".

En este aspecto entiende que el VAR puede ayudar, pero Messi considera que todavía puede mejorarse mucho su uso. "A mí me gusta el VAR, estoy a favor pero creo que todavía deja muchas dudas, no se utiliza del todo bien y todavía hay muchas maneras de ver una jugada, sigue habiendo muchas dudas y si está el VAR es para despejarlas y no lo está haciendo" comentó.